El buen proyecto

Actualizado: nov 17



Por: Susan Kolodin


¡Bienvenidos al Blog “El buen proyecto! El propósito de este Blog, como parte del Instituto de Proyectos Sociales (SPI, en inglés) es de presentar ideas y fomentar un diálogo entre la comunidad grande y creciente de profesionales dedicados a la gestión de proyectos que busquen generar resultados de desarrollo social. Yo soy Susan Kolodin, profesional, coach y líder de proyectos de desarrollo social, y Líder de Contenido de SPI.


He trabajado en proyectos de desarrollo social en más de 30 países en Asia, África, y América Latina, siempre buscando las buenas prácticas que generan mejores resultados en beneficio de las poblaciones. Me apasiona la creación y liderazgo de equipos fuertes, diversos y comprometidos, en que cada miembro entiende cómo su pedazo del rompecabezas contribuye a los productos, resultados y objetivos.


En este Blog, compartiremos pensamientos respecto a qué constituye un “buen” proyecto, así como los elementos claves que contribuyen a buenos diseños, una buena ejecución, monitoreo y medición del progreso. Reflexionaremos sobre la importancia de las habilidades “blandas”, de poder escuchar, negociar, ser empáticos, y generar confianza. Examinaremos algunos ejemplos de buenos proyectos de desarrollo social, subrayando las características y elementos claves del éxito, lecciones de fracasos, y casos ejemplares. Hablaremos con gerentes sobresalientes para conocer sus ideas, prácticas, desafíos, y salsas secretas.


En las primeras entradas de este Blog, haremos un esfuerzo de homologar algunos conceptos básicos y generar un lenguaje común para la gestión de proyectos sociales. Pondremos nuestro foco en (1) ¿Qué es un buen proyecto social?, y ¿Cuál es la contribución de SPI a este esfuerzo?; (2) Liderazgo - ¿Por qué es importante?, y ¿Cuáles son los estilos exitosos?; (3) Trabajo en equipo - su importancia, su complejidad, y sus elementos.



¿Qué es un buen proyecto? En su expresión más básica, según el Instituto de Gestión de Proyectos (PMI® - Project Management Institute) un buen proyecto logra sus objetivos dentro de la triple restricción, entregando sus productos en el plazo y el costo establecido. What is Project Management


Para proyectos sociales, un buen proyecto también tiene que maximizar los beneficios para la población meta. Esto implica que no es suficiente entregar el resultado al mínimo costo y en el menor tiempo, sino que también tiene que contar con la más alta calidad posible, y con la aceptación sociocultural por parte de los beneficiarios. ¿Cuántas veces has visto una letrina o un puesto de salud abandonado porque la población no lo usa? Un proyecto con un fin social sólo logra su propósito si satisface las expectativas de la población beneficiaria.


En SPI consideramos que hay 4 elementos que constituyen la receta básica de todo proyecto, lo cual se puede encontrar detallado en nuestro Libro de Conocimiento del Método SPI (SPIBoK) aquí.


A continuación, presentamos un breve resumen de estos 4 elementos de cualquier buen proyecto:

Motivación - Antes de arrancar la gestión de un proyecto, debemos aclarar qué nos inspira y nos genera compromiso, como individuos, y como equipo, con relación al proyecto. ¿Te motiva sentir que estás mejorando una condición, o logrando una meta, o liderando un equipo diverso? ¿Nos motiva como equipo entregar productos de calidad, o proteger un hábitat frágil, o acompañar a una comunidad de personas menos favorecidas en su búsqueda de mejoría y dignidad?

Foco - Tener claro nuestro foco nos permite definir cuál es el objetivo, la razón de ser de nuestro esfuerzo. Para mantener el foco, hay que tener claridad respecto a nuestras prioridades, para lograr nuestras metas de corto y largo plazo. Tener claro el foco nos obliga a diferenciar entre lo urgente y lo importante, de priorizar nuestros esfuerzos hacia los aspectos que generarán mayor impacto en los resultados y en la vida de las personas.


Entrega - Esta es la etapa en la que organizamos y producimos los resultados propuestos. ¿Cómo vamos a realizar el trabajo, cuáles son los pasos inmediatos y subsiguientes? ¿Cuáles son los productos y entregables parciales y finales, y las actividades que tenemos que realizar para producirlos? ¿Cuánto tiempo toma? ¿Quién hace qué? ¿Cómo monitoreamos y medimos nuestro avance?


Reflexión - Luego de la acción intensa de haber definido nuestra motivación, identificado el foco, y realizada una entrega, es el momento de pausar y repasar cómo nos fue. ¿Logramos las metas establecidas? Sino, ¿por qué no? ¿Qué hicimos particularmente bien? ¿Qué debemos cambiar o ajustar para el subsiguiente período con base en lo aprendido de la actual experiencia? Es importante ser francos y honestos con nuestras reflexiones, ya que los aprendizajes serán incorporados en el período siguiente.





34 vistas0 comentarios